Precaucion en el Kitesurf


Ya estamos de vuelta a lo mismo, hay que volverlo a decir, hay que decirlo otra vez y todas las que haga falta.

Ha llegado la primavera, aqui las temperaturas tampoco han subido como para tirar cohetes, en otras partes si. Pero si algo tiene la primavera, ademas de alterar la sangre y las alergias gracias a los pólenes voladores que lo inundan todo, es que el calentamiento comienza, la posibilidad de termicos también, las borrascas se mueven alegremente de aqui para allá, empujadas a veces por los anticiclones jugetones y todo ello, además de lo de las temperaturas, propicia, que los vientos se animen, supuestamente sin la ferocidad de las borrascas invernales.

Pero no tanto… osea, que en muchos lugares la primavera trae, además de más ganas de meterse en el agua, vientos mas invitadores, cambiantes, alegres, pero no por ello menos peligrosos.

No hay que confiarse, tanto en primavera como en otoño, tanto en invierno como en cualquier tormenta de verano, incluso con los predecibles térmicos. Como sea, quien se arriesga en vientos fuertes debe tener en cuenta que se la está jugando.

Ya sé, te la juegas siempre, desde que sales a la calle por la mañana para dirigirte al trabajo, como cuando te sientas a la mesa a comerte medio kilo de colesterol del malo, pero, aún sabiendo que tenemos que tener cuidado en todo lo que hacemos, cuando se trata de viento, esa especie humana conocida como kiter, muchas veces -las más- cuando se “engorila”, palabra esta que ni me gusta en su significado ni en su elección semantica -pero todos sabemos lo que significa- no hay quien le pare y, movido por sus inagotables ganas de navegar y por la atmosfera, no la meteorologica, que también, sino “ambiental”, osea el viejo ambientazo de ver a todos los colegas de vuelta en la playa, montando el equipo, alegre, y casi frenéticamente, tienen gran parte en esa especie de “culpa general” que supone no ponderar bien las opciones y, acortando el rollo, ignorar los bien sabidos peligros que comporta nuestro deporte. 

No hay fotos en esta subida al blog, solo hay palabras, palabras tristes, y dos o tres links, al final de la perorata.
No nos confiemos, nunca, pero especialmente, cuando el viento esta fuerte, y peor aun si está muy fuerte, cosa ya que por estas latitudes mallorquinas no es facil que vuelva a pasar hasta dentro de algunos meses. Pero, con todo. No hay que confiarse, no hay que ignorar que cuando levantamos el kite y nos metemos al agua, las más de las veces, nos la estamos jugando.

Los tres links. Uno de ellos, sobre el accidente en Barcarés. No en nuestro Es Barcarés pero en el Barcarés frances. Una muchacha, una kiter, se ha matado. Coincidiendo con el triste hecho, la prohibición inmediata por parte de las autoridades locales de cualquier práctica de kitesurf en la zona, que aunque siendo un efecto colateral de lo que verdaderamente importa, la muerte de un ser humano, también cuenta.

Y los dos últimos links, mas cerca, en la Costa Brava, los del accidente de Pals, en donde, sea dicho todo, yo he navegado algunas veces. Nuevo accidente, y nuestro colega en estado crítico, despues de que la cometa lo sacara del agua y lo estampara contra un muro. Ojalá se llegue a recuperar. De todo corazón.

Y para concluir. Tengamos cuidado, mucho cuidado. Todo el material en buen estado. El tamaño de cometa correspondiente a la intensidad del viento. Sin inventos. Elegir no sólo el tamaño sino también la intensidad. Y, si hace falta, dejar correr ese día de ventolera … pensando en los muchos buenos días de vientos suaves que también nos permitirán navegar, y disfrutar. Que a fin de cuentas es de lo que se trata, de disfrutar … pero con cabeza. Con todo el sentido común que seamos capaces de reunir, y un poco más, si es posible.

http://www.francetvinfo.fr/faits-divers/accident/barcares-une-kite-surfeuse-victime-d-un-accident-mortel_869073.html

http://www.btv.cat/btvnoticies/2015/04/05/critic-accident-kitesurf-pal/

http://www.spainkiters.com/phpBB2/viewtopic.php?t=119452