Donde mejor que en la playa/kitesurfen mallorca

Y así, con una inocente frase como esa -¿donde mejor que en la playa?- trata uno de englobar … mmm … tantas situaciones, tantas vivencias de los que por allí andamos, tantos momentos, tantos sentimientos, tanta, tanta … posidonia cojonera … sacos y sacos de posidonia, miles de ellos -si alguien se pusiera a llenarlos-.  Una parte de esa, de la mencionada posidonia, flotando inertemente? -falso!, intentando colgarse de las lineas a toda costa, otra, ya seca en la orilla, esperando pacientemente a enredarse en las mismas lineas para que uno la lie parda en el delicadisimo momento de levantar la cometa … pero dejémonos de prosaicas disquisiciones y vamos a por ello, no a lo que se dice, sino … a lo que se ve …

1

Un viejo amigo, una cara conocida.  Ha vuelto, desempolvando su cometa desde dentro de cualquier baul, desde el verano pasado, ¡Josep ha vuelto!    El cuerpo le pedía marcha y aqui está. De hecho se ha traido hasta su novia esta vez, y él, pobretico, iniciando el día en lo que más frecuente y facilmente le caracteriza -entre otras cosas, dicho sea todo-, su preocupación por una buena nutrición, osea, siempre comiendo

1a

Saca el cometón de su bolsa y lo extiende “en la poca arena, mucha cosa” que cubre el suelo que todos pisamos

2

En el agua, una vez superada la sopa posidonica aderezada este año con plastico africano, se encuentran dos muchachos en remojo oteando el horizonte

3

cuando, al rato, descubren un “objeto” que a gran velocidad se acerca a ellos, vete tu a saber con que intenciones, pasarles por encima? o … más bien demostrarles que, una vez extendido su plumaje, como el pavo real suele hacer, los pobres chiquillos puedan apreciar su enorme belleza – la del pavo real que llega navegando- y su gran y elaborada técnica en el “llego, giro y me voy navegando”, que tantas y tantas horas le ha costado, a él -al pavo- de práctica y a mi -el maestro-  de griterío hasta la afonía y el aburrimiento.

4

Sucedido ello, la reacción en el personal es la esperable.  Los inocentes en remojo, a la vista de lo sucedido, desean aprender el noble arte del kitesurfing.   Y el ya marchado, henchido de gozo, y ya tomado el camino de vuelta a donde quiera que venía, sabiendo que lo ha logrado, se debe estar yendo con una sonrisa de oreja a oreja, y por partida doble: Navega, que lo suyo le ha costado -y a mi-, y más importante aun, impresiona al chiquillaje que se encuentra por la orilla, osea, mata dos pájaros de un tiro.

Cuando, no lejos de allí y terminado el tentempié,  nuestro amigo Josep se prepara para su comeback.  Ha elevado su Flysurfer 19 metracos por el aire y se dispone a darle al tema

5

Y, con un energetico zarpazo, envía el noble trapo hacia adelante, recibiendo el gozo correspondiente, la elevación de su bien nutrido organismo sobre la tabla y los primeros sprays que acompañan a la velocidad adquirida por la causa, darle palante y tirar de la barra hacia abajo, y el efecto, levantón inmediato y tras metida de canto, el despendole marinero alejandose poco a poco de la orilla y maradentro

6

Para ese entonces, los dos chavales orilleros estan ya en un estado similar al de un licantropo después de haber visto a caperucita roja perdida en medio el bosque, osea, despues de ver la acción kitesurfera a su alrededor, a sus mismas faldas, mismamente, se estan engorilando rapidamente y ya sólo piensan en una cosa, en aprender …

7

y, con estas, que ya tenemos a Josep de vuelta p’al otro lado, con lo que inmediatamente descubre a los dos coitados en remojo y a su interes, reflejado este en sus caretos y hasta en sus pupilas.

8

Estan flipaos y se les nota, cosa ella que le trae a la memoria otros tiempos en los que él, movido por su gran apetito … de ayudar al projimo, tambien ayudaba por la orilla al que lo necesitara, aunque para ello tuviera que prestar su preciado equipamento para que la otra alma sintiera en sus propias carnes el placer de la navegación a cometa arrastradora

9

Y ahí, he aqui que, de la misma alegria que le producen esos recuerdos, decide tomar distancia y en busca de la necesaria carrerilla, intentar uno de aquellos saltos que a todos en la orilla maravillaban -a la vez que a si mismo, logicamente-

10

y, en nada, aquí le tenemos de vuelta, debidamente potenciado para el intento de salto que, rompiendo la más elemental de las leyes, la de la gravedad, lo propulsa por el aire a gran altura -bueno, eso se cree él, por lo menos- para el deleite de todos los que en ese momento le esten mirando

10a

Mientras que, un poco más allá, no muy lejos, la vida sigue su cauce y uno -yo- se dedica al no menos noble arte de la enseñanza del profano, con la paciencia que me caracteriza y los delicados adjetivos que dedico al personal a cada rato, too sea para que entiendan lo que les llevo repitiendo hasta tres horas, con relativo exito por mi parte,  dicho sea todo

11

y en estas que ya tenemos aqui de vuelta al incitador de la curiosidad y el deseo en aquellos nenes en remojo que tan impresionados acabaron tras ver en exito total del navegante, y que probablemente, vuelve -tiene toda la pinta- a por mas madera: osea, impresionar al projimo en la medida de sus posibilidades, pa ser sincero y en mi opinión, pocas -posibilidades-  🙂

12

cuando, y debido con toda seguridad a su nueva tabla, que es la que le está salvando la papeleta, el recien llegado, cae en uno de los pecados capitales del aprendizale del kitesurf y alza los ojos al trapo -tubero trapo el suyo, que todo hay que decirlo- probablemente motivado ello por el exceso de velocidad que va alcanzando unido a la constatación de que esta vez no hay nadie mirando -ay el pavo! que es el pavo con su cola extendida … en medio el desierto y sin que nadie le vea?, nada! el pavo asi no es nada!-

13

Total, visto lo visto, decide parar y dar un descando a sus castigadas articulaciones -si estirara la pata delantera, fijo que le iba mejor- y, pillado in fraganti, darse cuenta que sus ojos en la cometa han tenido un indeseado testigo. Yo, que le he visto!

14

Por lo que, cosa normal donde las haya, que para eso somos humanos, decide refugiarse en el engaño y la mentira y pretende que: Él no quería, que fué sin querer … y tal, osea puro fingimiento, en vez de dar la cara y asumir su culpa. Estaba mirando p’arriba y le han pillao. Punto!

15

Y, para muestra, un botón, decía el dicho. Esta de aqui arriba es una foto de su alma, que no de él mismo, en la que se aprecia claramente lo que esta pensando: Yo hago lo que quiero porque soy un puto diablo y, lo siento profe -quiero decir, lo siento que me has pillao mirando, que de que me vaya de nuevo, sigo mirando p’arriba, con el gustirrinin que ello dá-.

16

Cuando, hete aquí que por la zona, alcanza a verse otra cara conocida: Carlos, tambien conocido en algunos circulos por Carlos Calamity!

17

que, con un leash en la mano, tal que parezca, a simple vista y en primera instancia, que esta esperando por la orilla para estrangular a alguien, lo que está esperando es alguna alma caritativa que viendole con el leash en la mano, caiga en que, bien podría ser el firme sosten en que enganchar su cometa y darse un respiro, vamos, lo que  por extensión podríamos comparar con un area de servicio de la autopista en la que uno para porque esta cansado y no puede más. Esa, esa y no otra es la intencion de Don Carlos, servir de area de reposo de alguien que este cansado y pensando en hacer un alto, cuando …

18

la Divina Providencia hace su aparición y Josep, fatigado por esfuerzos post parto -del salto- necesita un respiro en su navegación

19

asi que, como dice el dicho: Dios los cria y ellos se juntan, necesidades de la misma indole, marcaran las proximas viñetas, el intercambio del producto kite navigatorio, sin más que decir al respecto

20

y ya enganchado en el gancho y tras unas ultimas observaciones, necesarias donde las haya, nuestro orillo-errante amigo con la cuerda en la mano -algo que podria llegar a recordar aquella pelicula de Friday 13, con el tio de la serradora en la mano y mirando a izquierda y derecha-, se encuentra por fin con su destino, y cometa en mano, se dispone a intentar lo tan ansiosamente deseado, subirse en la tabla y salir hacia adelante

21

Un último rebobinado, un necesario repaso mental de lo que ha de hacer -y de lo que no- ya que no es la primera vez que la lia -ni será la última- y … todo esta listo para la marcha! …

22

Si, está en lo cierto en lo de sentirse observado, algo en su fuero interno se lo dice: padre podría estar mirando.  Padre soy yo.

23

Así que, hecho el repaso mental, estira las piernas como si de dos estacas se tratase, pasa la barra para el lado derecho y gracias a un energico meneo, la pasa para el otro lado, levantandola con las dos manos al pasar frente a su cara, para …

24

tirando con la barra de ambas manos a la vez y metiendo presión en el pie trasero, la fuerza conseguida le haga alzarse para, como Lázaro en el Antiguo Testamento, levantarse y andar, bueno, surcar timidamente las aguas, que para el caso es lo mismo

25

tras los primeros metros de exito y envalentonandose al paso de los siguientes metros, hasta da en llamar la atención a los que encuentra en su camino, por si se le cruzan y para librarlos de todo innecesario mal

26

y, para allá sigue, p’al fondo a la izquierda, como los wateres en algunos bares -cuando uno pregunta- aunque, haciendo honor a la verdad, lo cierto es que la empresa va progresando sin que haya anormalidad ni desorden en lo que va aconteciendo, cuando …

27

ello no quita para que alguna duda si le venga al desinteresado prestador, puesto que le conoce poco, y menos le podria llegar a conocer como se pierda pal fondo y no sea capaz de volver.  Pero … noooo. No seamos agoreros, aunque bien pensado, tambien cabe aquella frase del filosofo de Alcafran, que dice, nooo … no … pero … y si si!

28

En fin … falsa alarma, al final va a ser que no.  Que no le pasa nada malo -de momento- y que el destino y la leve brisa le han traido de vuelta a escena, y con ello ahora el deslizamiento se esta dando hacia el otro lado, osea hacia el derecho, y así, desplazandose sin temor, la hemorragia de exito se le va subiendo poco a poco a la cabeza …

29

hasta el extremo que, en su sobredosis de confianza, se ve ya como el ganador del día, y hasta se cree el muy ingenuo, que a su paso va despertando el asombro. Que digo el asombro, se cree que va despertando pasiones entre los seres del sexo opuesto que por la zona pululan, ellas, mas a lo suyo que a otra cosa, por ejemplo, a “esa cosa” que está cruzando por detrás de la escena

30

y con ello, henchido de gozo y engrandecido como braga de gorda, nuestro amigo se va alejando y alejando, para, al rato …

31

volver sin ambajes al sitio de donde salió al comienzo de su breve pero exitosa escaramuza kitesurfera, para gran alegría general y doble alegría en particular del prestador, que se ha quitado un gran peso de encima al ver que en realidad no ha pasado nada malo, después de todo.

32

y así, sin mayor daño, se despiden los amigos con la satisfacción de lo logrado y la devolución de lo prestado

33

deseandose lo mejor el uno al otro …

34

mientras el tiempo va pasando y las cosas en la playa van sucediendose unas a otras, un rato de navegación, otro rato de enseñanza y otro … para reponer fuerzas

34a

también para retomar la lección, en este caso con un ejemplo práctico en medio de tanto palabreo, tanta regañina y tan poca comprensión en general por parte de los aprendedores

35

razón por la cual, y después de tomar un poco de carrerilla yo también, decido obsequiarles con un saltillo, para que vean lo que se puede hacer cuando se le da a la barra bien dado

36

con lo que, y pese a lo exiguo de la fuerza de viento reinante, me elevo levemente por los aires, para caer como una pluma, gracias a la sustentación consiguiente y conseguida después de haber coordinado lo del tema de la barra

37

por supuesto, sin animo de despertar envidias ni celos, sino solamente de ejemplarizar mi constante verborrea educativa, llevandola al plano práctico, aunque sea sólo por un momento

38

y así van siguiendo las cosas, cada uno en lo suyo

39

unas con la vista en lo alto – por más que se lo digan es como tocarsela a un muerto – osea, nada de nada, ni caso …

40

otros, que con la excusa de que estan empezando, tanbién se regocijan del adictivo momento de la contemplación innecesaria de la cometa allá en lo alto

41

y otros, en la orilla, preparando a los un dia futuros kiters, en el juego del intercambio de idiomas y de consignas que le han de llevar al exito

42

mientras unos agarran fuertemente al aprendedor -más aún si es personal de poco peso- para que no salgan volando

42a

y otros,  estos ya de mayor peso, también se lo estan pasando bomba

43

Y así, poco a poco, el día va transcurriendo, todos en lo suyo y como nota general, en común, las ganas de pasarlo bien y de disfrutar de la playa.

Ah la playa, no me digais que hay algo mejor que … la playa.

Dónde mejor que en la playa?/kitesurfen mallorca

 

 

 

 

 

 

0 Comments
Donde mejor que en la playa/kitesurfen mallorca - edmkpollensa 2.0
  • Español
  • Deutsch
  • English
  • Français
  • Русский
  • Tlf: 647 89 11 22|info@edmkpollensa.com

    Donde mejor que en la playa/kitesurfen mallorca

    Y así, con una inocente frase como esa -¿donde mejor que en la playa?- trata uno de englobar … mmm … tantas situaciones, tantas vivencias de los que por allí andamos, tantos momentos, tantos sentimientos, tanta, tanta … posidonia cojonera … sacos y sacos de posidonia, miles de ellos -si alguien se pusiera a llenarlos-.  Una parte de esa, de la mencionada posidonia, flotando inertemente? -falso!, intentando colgarse de las lineas a toda costa, otra, ya seca en la orilla, esperando pacientemente a enredarse en las mismas lineas para que uno la lie parda en el delicadisimo momento de levantar la cometa … pero dejémonos de prosaicas disquisiciones y vamos a por ello, no a lo que se dice, sino … a lo que se ve …

    1

    Un viejo amigo, una cara conocida.  Ha vuelto, desempolvando su cometa desde dentro de cualquier baul, desde el verano pasado, ¡Josep ha vuelto!    El cuerpo le pedía marcha y aqui está. De hecho se ha traido hasta su novia esta vez, y él, pobretico, iniciando el día en lo que más frecuente y facilmente le caracteriza -entre otras cosas, dicho sea todo-, su preocupación por una buena nutrición, osea, siempre comiendo

    1a

    Saca el cometón de su bolsa y lo extiende “en la poca arena, mucha cosa” que cubre el suelo que todos pisamos

    2

    En el agua, una vez superada la sopa posidonica aderezada este año con plastico africano, se encuentran dos muchachos en remojo oteando el horizonte

    3

    cuando, al rato, descubren un “objeto” que a gran velocidad se acerca a ellos, vete tu a saber con que intenciones, pasarles por encima? o … más bien demostrarles que, una vez extendido su plumaje, como el pavo real suele hacer, los pobres chiquillos puedan apreciar su enorme belleza – la del pavo real que llega navegando- y su gran y elaborada técnica en el “llego, giro y me voy navegando”, que tantas y tantas horas le ha costado, a él -al pavo- de práctica y a mi -el maestro-  de griterío hasta la afonía y el aburrimiento.

    4

    Sucedido ello, la reacción en el personal es la esperable.  Los inocentes en remojo, a la vista de lo sucedido, desean aprender el noble arte del kitesurfing.   Y el ya marchado, henchido de gozo, y ya tomado el camino de vuelta a donde quiera que venía, sabiendo que lo ha logrado, se debe estar yendo con una sonrisa de oreja a oreja, y por partida doble: Navega, que lo suyo le ha costado -y a mi-, y más importante aun, impresiona al chiquillaje que se encuentra por la orilla, osea, mata dos pájaros de un tiro.

    Cuando, no lejos de allí y terminado el tentempié,  nuestro amigo Josep se prepara para su comeback.  Ha elevado su Flysurfer 19 metracos por el aire y se dispone a darle al tema

    5

    Y, con un energetico zarpazo, envía el noble trapo hacia adelante, recibiendo el gozo correspondiente, la elevación de su bien nutrido organismo sobre la tabla y los primeros sprays que acompañan a la velocidad adquirida por la causa, darle palante y tirar de la barra hacia abajo, y el efecto, levantón inmediato y tras metida de canto, el despendole marinero alejandose poco a poco de la orilla y maradentro

    6

    Para ese entonces, los dos chavales orilleros estan ya en un estado similar al de un licantropo después de haber visto a caperucita roja perdida en medio el bosque, osea, despues de ver la acción kitesurfera a su alrededor, a sus mismas faldas, mismamente, se estan engorilando rapidamente y ya sólo piensan en una cosa, en aprender …

    7

    y, con estas, que ya tenemos a Josep de vuelta p’al otro lado, con lo que inmediatamente descubre a los dos coitados en remojo y a su interes, reflejado este en sus caretos y hasta en sus pupilas.

    8

    Estan flipaos y se les nota, cosa ella que le trae a la memoria otros tiempos en los que él, movido por su gran apetito … de ayudar al projimo, tambien ayudaba por la orilla al que lo necesitara, aunque para ello tuviera que prestar su preciado equipamento para que la otra alma sintiera en sus propias carnes el placer de la navegación a cometa arrastradora

    9

    Y ahí, he aqui que, de la misma alegria que le producen esos recuerdos, decide tomar distancia y en busca de la necesaria carrerilla, intentar uno de aquellos saltos que a todos en la orilla maravillaban -a la vez que a si mismo, logicamente-

    10

    y, en nada, aquí le tenemos de vuelta, debidamente potenciado para el intento de salto que, rompiendo la más elemental de las leyes, la de la gravedad, lo propulsa por el aire a gran altura -bueno, eso se cree él, por lo menos- para el deleite de todos los que en ese momento le esten mirando

    10a

    Mientras que, un poco más allá, no muy lejos, la vida sigue su cauce y uno -yo- se dedica al no menos noble arte de la enseñanza del profano, con la paciencia que me caracteriza y los delicados adjetivos que dedico al personal a cada rato, too sea para que entiendan lo que les llevo repitiendo hasta tres horas, con relativo exito por mi parte,  dicho sea todo

    11

    y en estas que ya tenemos aqui de vuelta al incitador de la curiosidad y el deseo en aquellos nenes en remojo que tan impresionados acabaron tras ver en exito total del navegante, y que probablemente, vuelve -tiene toda la pinta- a por mas madera: osea, impresionar al projimo en la medida de sus posibilidades, pa ser sincero y en mi opinión, pocas -posibilidades-  🙂

    12

    cuando, y debido con toda seguridad a su nueva tabla, que es la que le está salvando la papeleta, el recien llegado, cae en uno de los pecados capitales del aprendizale del kitesurf y alza los ojos al trapo -tubero trapo el suyo, que todo hay que decirlo- probablemente motivado ello por el exceso de velocidad que va alcanzando unido a la constatación de que esta vez no hay nadie mirando -ay el pavo! que es el pavo con su cola extendida … en medio el desierto y sin que nadie le vea?, nada! el pavo asi no es nada!-

    13

    Total, visto lo visto, decide parar y dar un descando a sus castigadas articulaciones -si estirara la pata delantera, fijo que le iba mejor- y, pillado in fraganti, darse cuenta que sus ojos en la cometa han tenido un indeseado testigo. Yo, que le he visto!

    14

    Por lo que, cosa normal donde las haya, que para eso somos humanos, decide refugiarse en el engaño y la mentira y pretende que: Él no quería, que fué sin querer … y tal, osea puro fingimiento, en vez de dar la cara y asumir su culpa. Estaba mirando p’arriba y le han pillao. Punto!

    15

    Y, para muestra, un botón, decía el dicho. Esta de aqui arriba es una foto de su alma, que no de él mismo, en la que se aprecia claramente lo que esta pensando: Yo hago lo que quiero porque soy un puto diablo y, lo siento profe -quiero decir, lo siento que me has pillao mirando, que de que me vaya de nuevo, sigo mirando p’arriba, con el gustirrinin que ello dá-.

    16

    Cuando, hete aquí que por la zona, alcanza a verse otra cara conocida: Carlos, tambien conocido en algunos circulos por Carlos Calamity!

    17

    que, con un leash en la mano, tal que parezca, a simple vista y en primera instancia, que esta esperando por la orilla para estrangular a alguien, lo que está esperando es alguna alma caritativa que viendole con el leash en la mano, caiga en que, bien podría ser el firme sosten en que enganchar su cometa y darse un respiro, vamos, lo que  por extensión podríamos comparar con un area de servicio de la autopista en la que uno para porque esta cansado y no puede más. Esa, esa y no otra es la intencion de Don Carlos, servir de area de reposo de alguien que este cansado y pensando en hacer un alto, cuando …

    18

    la Divina Providencia hace su aparición y Josep, fatigado por esfuerzos post parto -del salto- necesita un respiro en su navegación

    19

    asi que, como dice el dicho: Dios los cria y ellos se juntan, necesidades de la misma indole, marcaran las proximas viñetas, el intercambio del producto kite navigatorio, sin más que decir al respecto

    20

    y ya enganchado en el gancho y tras unas ultimas observaciones, necesarias donde las haya, nuestro orillo-errante amigo con la cuerda en la mano -algo que podria llegar a recordar aquella pelicula de Friday 13, con el tio de la serradora en la mano y mirando a izquierda y derecha-, se encuentra por fin con su destino, y cometa en mano, se dispone a intentar lo tan ansiosamente deseado, subirse en la tabla y salir hacia adelante

    21

    Un último rebobinado, un necesario repaso mental de lo que ha de hacer -y de lo que no- ya que no es la primera vez que la lia -ni será la última- y … todo esta listo para la marcha! …

    22

    Si, está en lo cierto en lo de sentirse observado, algo en su fuero interno se lo dice: padre podría estar mirando.  Padre soy yo.

    23

    Así que, hecho el repaso mental, estira las piernas como si de dos estacas se tratase, pasa la barra para el lado derecho y gracias a un energico meneo, la pasa para el otro lado, levantandola con las dos manos al pasar frente a su cara, para …

    24

    tirando con la barra de ambas manos a la vez y metiendo presión en el pie trasero, la fuerza conseguida le haga alzarse para, como Lázaro en el Antiguo Testamento, levantarse y andar, bueno, surcar timidamente las aguas, que para el caso es lo mismo

    25

    tras los primeros metros de exito y envalentonandose al paso de los siguientes metros, hasta da en llamar la atención a los que encuentra en su camino, por si se le cruzan y para librarlos de todo innecesario mal

    26

    y, para allá sigue, p’al fondo a la izquierda, como los wateres en algunos bares -cuando uno pregunta- aunque, haciendo honor a la verdad, lo cierto es que la empresa va progresando sin que haya anormalidad ni desorden en lo que va aconteciendo, cuando …

    27

    ello no quita para que alguna duda si le venga al desinteresado prestador, puesto que le conoce poco, y menos le podria llegar a conocer como se pierda pal fondo y no sea capaz de volver.  Pero … noooo. No seamos agoreros, aunque bien pensado, tambien cabe aquella frase del filosofo de Alcafran, que dice, nooo … no … pero … y si si!

    28

    En fin … falsa alarma, al final va a ser que no.  Que no le pasa nada malo -de momento- y que el destino y la leve brisa le han traido de vuelta a escena, y con ello ahora el deslizamiento se esta dando hacia el otro lado, osea hacia el derecho, y así, desplazandose sin temor, la hemorragia de exito se le va subiendo poco a poco a la cabeza …

    29

    hasta el extremo que, en su sobredosis de confianza, se ve ya como el ganador del día, y hasta se cree el muy ingenuo, que a su paso va despertando el asombro. Que digo el asombro, se cree que va despertando pasiones entre los seres del sexo opuesto que por la zona pululan, ellas, mas a lo suyo que a otra cosa, por ejemplo, a “esa cosa” que está cruzando por detrás de la escena

    30

    y con ello, henchido de gozo y engrandecido como braga de gorda, nuestro amigo se va alejando y alejando, para, al rato …

    31

    volver sin ambajes al sitio de donde salió al comienzo de su breve pero exitosa escaramuza kitesurfera, para gran alegría general y doble alegría en particular del prestador, que se ha quitado un gran peso de encima al ver que en realidad no ha pasado nada malo, después de todo.

    32

    y así, sin mayor daño, se despiden los amigos con la satisfacción de lo logrado y la devolución de lo prestado

    33

    deseandose lo mejor el uno al otro …

    34

    mientras el tiempo va pasando y las cosas en la playa van sucediendose unas a otras, un rato de navegación, otro rato de enseñanza y otro … para reponer fuerzas

    34a

    también para retomar la lección, en este caso con un ejemplo práctico en medio de tanto palabreo, tanta regañina y tan poca comprensión en general por parte de los aprendedores

    35

    razón por la cual, y después de tomar un poco de carrerilla yo también, decido obsequiarles con un saltillo, para que vean lo que se puede hacer cuando se le da a la barra bien dado

    36

    con lo que, y pese a lo exiguo de la fuerza de viento reinante, me elevo levemente por los aires, para caer como una pluma, gracias a la sustentación consiguiente y conseguida después de haber coordinado lo del tema de la barra

    37

    por supuesto, sin animo de despertar envidias ni celos, sino solamente de ejemplarizar mi constante verborrea educativa, llevandola al plano práctico, aunque sea sólo por un momento

    38

    y así van siguiendo las cosas, cada uno en lo suyo

    39

    unas con la vista en lo alto – por más que se lo digan es como tocarsela a un muerto – osea, nada de nada, ni caso …

    40

    otros, que con la excusa de que estan empezando, tanbién se regocijan del adictivo momento de la contemplación innecesaria de la cometa allá en lo alto

    41

    y otros, en la orilla, preparando a los un dia futuros kiters, en el juego del intercambio de idiomas y de consignas que le han de llevar al exito

    42

    mientras unos agarran fuertemente al aprendedor -más aún si es personal de poco peso- para que no salgan volando

    42a

    y otros,  estos ya de mayor peso, también se lo estan pasando bomba

    43

    Y así, poco a poco, el día va transcurriendo, todos en lo suyo y como nota general, en común, las ganas de pasarlo bien y de disfrutar de la playa.

    Ah la playa, no me digais que hay algo mejor que … la playa.

    Dónde mejor que en la playa?/kitesurfen mallorca

     

     

     

     

     

     

    0 Comments